HoróscopoAcuario.es
Claridad de mente, vanidad, independencia e intuición en una sola personalidad algo compleja
Acuario con Sagitario
Acuario con Sagitario

Compatibilidad de Acuario con Sagitario

La combinación de estos signos es muy buena, entre ellos existirá una excelente comunicación y la energía fluirá libremente. Acuario es un signo de aire, regido por Urano. Los nativos de este signo tienen una enorme capacidad para usar su mente en beneficio de los demás. Por su parte, Sagitario es un signo de fuego que se caracteriza por su buen humor y por flexibilidad para adaptarse a las nuevas situaciones.

Una de las grandes coincidencias entre estos signos es la tendencia al movimiento que ambos poseen. El signo de Sagitario está representado por una flecha que se dispara intentando expandirse; mientras que Acuario siente una insaciable curiosidad por ver y aprender cosas nuevas.

En el ámbito sentimental, Acuario se sentirá atraído por la alegría y el optimismo que suele caracterizar a los nativos de Sagitario.Esta pareja tendrá una tendencia a realizar viajes largos a lugares exóticos o poco convencionales, donde puedan aprender sobre nuevas culturas.

La vida de la pareja será muy activa con respecto al ámbito social, ya que ambos disfrutan el trato con la gente. Además, la relación estará caracterizada por una gran apertura mental hacia todo lo nuevo y lo innovador.
En el ámbito sexual, la pareja tendrá una vida íntima muy apasionada. A Sagitario le gusta experimentar cosas nuevas y Acuario estará de acuerdo. A ninguno de los dos les gusta la rutina e intentarán evitar la monotonía en todos los ámbitos, sobre todo en el sexual.

Los nativos de Acuario y Sagitario tenderán a manifestar sus sentimientos por su pareja a través de la acción. No son parejas excesivamente cariñosas, ambos prefieren canalizar las energías del mundo emocional a través del movimiento.
La pareja formada por Acuario y Sagitario será una pareja libre y vanguardista, que intentará desafiar los límites establecidos. Se trata de una pareja sumamente compatible que puede durar en el tiempo.